domingo, 4 de enero de 2015

Regalos

Cajas envueltas en papel de regalo. Celo y un pequeño lazo. No, mejor, un gran lazo. Que se vea, que resalte, que llame la atención. Ilusión escondida bajo un "deseo que te guste".




Una parte más de la navidad. Algo que todo el mundo disfruta. Algo que parece muy pequeño, pero que a la vez es muy grande. Y, lo que es mejor, una de las pocas cosas que es mucho más bonito dar que recibir.  Porque no hay dinero en el mundo que pueda pagar unos ojos abiertos como platos y una gran sonrisa.

Aunque, poco a poco, la esencia de la navidad se está perdiendo. Llamadme aguafiestas si queréis, o tradicional. Un viejo de viejos pensamientos encerrado en el cuerpo de un joven, no me importa. Los regalos no se miden por lo grandes o pequeños que son, ni tampoco por lo que cuestan, sino por su intención. Y, por mucho que la gente se empeñe, no son algo que has de dar por obligación. Porque siempre se ha hecho así, por compromiso. Por quedar bien.

Cuando regalas algo, estás dando una parte de ti. Una parte de tu imaginación. Una parte de tu esfuerzo, algo por lo que, en teoría, no esperas nada de vuelta. Y eso no tiene ni precio ni tamaño, a pesar de que muchas veces se convierta en un auténtico quebradero de cabeza cuando no estás seguro de si has acertado con tu regalo.

Pero, al final, todo esfuerzo tiene su recompensa. De alguna forma, eso es lo bonito de la navidad. ¿A quién no le gustan las sorpresas? Buenas o malas, pero sorpresas. Casi siempre buenas, autoengañarse no sirve de nada. Los regalos envenenados ya no se llevan.

Como bien dije, lo que debería de contar no es tanto acertar o no con el regalo, sino la intención con la que se hace. Y si es bueno, todos contentos. Y si es malo, por lo menos nos reímos un rato, porque la vida hay que tomársela con humor.




Y ahora, en estas fechas tan mencionadas e importantes para los regalos, estoy seguro de que veréis las cosas de otra manera. O por lo menos intentarlo, que es gratis.


Toma la iniciativa.




COMPARTIR EN REDES SOCIALES

2 comentarios:

  1. Con regalos inolvidables en fechas espepciales es cuando se comparte con alegria haciendo que
    la felicidad perdure mucho mas e incomparables recuerdos buenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estoy totalmente de acuerdo Julian! Compartir es vivir 😉

      Eliminar