domingo, 21 de diciembre de 2014

Coje un ticket

Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero eso no va a ser lo único que te lleve a donde quieres. Dicen que la suerte hay que buscarla, y si no te lo crees, coje ticket y ponte a la cola.




Con el paso de los días cada vez valoro más el hacer las cosas con esfuerzo. Intentar que todo esté perfecto, hasta el más mínimo detalle, lo bien hecho bien parece. Sin embargo, a la par que esto cobra importancia en mi vida, también te das cuenta de que, con todo y eso, no es suficiente. Y, como al fin y al cabo todos somos humanos, vosotros también os preguntareis (u os habréis preguntado, quién sabe) ¿Qué más se le puede pedir a algo que no se puede mejorar?


Grandes ideas, grandes descubrimientos y grandes proyectos han sido plagiados a lo largo de nuestra historia. Y es la más pura verdad. El mismísimo Thomas Alva Edison, sin ir más lejos, no fue el primer inventor la bombilla. Fue el primero en patentarla, una cosa muy diferente. ¿Y acaso vosotros os acordáis de Henry Woodward, Mathew Evans, James Bowman Lindsay, William Sawyer y Warren de la Rue? ¿Conoceís a Heinrich Goeel o a Alexander Lodygin? Siendo sincero yo tampoco, no os preocupéis, pero buscando cinco minutos por Internet puedes encontrar a todas estas personas, que en su momento tuvieron unas ideas geniales que llevaron a la práctica. Que lo hicieron perfecto, o por lo menos todo lo perfecto que en su momento lo podían hacer.

Personas que en el fondo, inventaron la bombilla. Y mira tu por donde, personas que ahora nadie recuerda.

Es por esto por lo que digo que no vale solo con hacer las cosas bien, con ser perfecto. Y escogí el ejemplo de las bombillas no sólo por ser un invento importante, ya que hay muchos inventos tan (o más) importantes que este, los cuales asumimos erróneamente que son propiedad de alguien. Escogí este ejemplo porque las bombillas son como ideas. "Se me apagó la luz" o "Se le encendió de repente la bombilla". ¿Cuántas veces escucharemos expresiones de este tipo a lo largo de nuestra vida?

Y lo mismo que alguien es "más listo que ninguno" y patenta antes que nadie la bombilla, cualquier día te puede pasar lo mismo con una idea. O con un proyecto, o con cualquier cosa. Cualquier cosa que quieras que sea tuya y de nadie más. Cualquier cosa a la que viertes tu esfuerzo, tu tiempo y, quizás, tu dinero.


"No puedes vivir todo el día con el culo pegado al sofá"


Porque te adelantan. Tan fácil como eso. Porque, cuando te quieras dar cuenta, alguien te pasa por encima. Alguien que puede no estar haciéndolo tan bien como tú, pero que sabe moverse. Alguien que no se queda quieto, alguien que toma la iniciativa, y que se arriesga.

Muchas veces el éxito no reside en el hacer las cosas a la perfección, a pesar de que eso ayude. Estar en momento y lugar oportunos también influye, y mucho. De nada sirve hablar si nadie te escucha, y de nada sirve escribir si nadie te lee. Por muy perfecto que seas, al fin y al cabo, es predicar en el desierto.

Y no creo que a los cactus les importen mucho mis reflexiones.



Toma la iniciativa.

________________________________________________

Si quieres disfrutar de la segunda parte de esta entrada, pincha aquí
________________________________________________

Finalizada esta entrada, mis queridos lectores, os quiero desear unas ¡Felices fiestas! Después de este derroche de espíritu navideño, me gustaría decir que, por alguna extraña razón, este fin de semana estuve mucho más inspirado de lo normal. Y es por esto por lo que he decidido dividir esta entrada en dos. Así que, esta semana, tendreís un post más de lo normal. Consideradlo mi pequeño regalo de navidad.


¡Toma la iniciativa!

__________________________________________________




COMPARTIR EN REDES SOCIALES

No hay comentarios:

Publicar un comentario