viernes, 31 de octubre de 2014

Políticamente correcto

Queridos señores y señoras, adolescentes y adolescentas, niños y niñas, bienvenidos y bienvenidas al mundo de lo políticamente correcto. Ese mundo en el que todo roza lo absurdo.






COMPARTIR EN REDES SOCIALES

sábado, 25 de octubre de 2014

Optimismo

Dos cosas se pueden parecer, pueden estar planteadas desde un mismo concepto; puede que a simple vista parezcan iguales. Sin embargo, en las diferencias más pequeñas se encuentra lo más importante, lo que es capaz de distinguir aquello que realmente pensaste dos veces de aquello que no es más que una nube de humo.





COMPARTIR EN REDES SOCIALES

sábado, 18 de octubre de 2014

Ni una mala palabra ni una buena acción

¿Qué se puede esperar de un mundo en el que no encontramos ni una mala palabra ni una buena acción?¿De qué sirve ser políticamente correcto, quedar bien con alguien, cuando después no mueves ni medio dedo por esa persona?





COMPARTIR EN REDES SOCIALES

martes, 14 de octubre de 2014

Invictus

Cuando desistes de algo te estas fallando a ti mismo. Probablemente tengas que replantearte si eso es lo que querías realmente o si no era más que una tontería; quizá algo con lo que te habías encaprichado, como un niño pequeño.





COMPARTIR EN REDES SOCIALES

viernes, 10 de octubre de 2014

Enfado

Estar enfadado con alguien no implica que te lleves mal con esa persona. Tampoco quiere decir que sientas odio, ya que odiar a alguien es algo completamente diferente, algo radical. Yo diría más bien que enfadarse forma parte del día a día, de la convivencia; de uno mismo. Muchas veces puede llegar a ser una forma extraña de reflejar nuestro aprecio por alguien al que queremos, una parte más de vivir.

Si las cosas no nos importasen realmente no nos enfadaríamos. Viviríamos felices, si, ¿Pero a que precio? Inmersos en nuestra propia realidad, desprendidos del mundo que nos rodea. Todos aquellos que se obcecan por estar siempre contentos me parecen poco realistas, ya que no hacen otra cosa que evadir el presente. No todo en ese mundo te puede parecer bien, siempre hay algo que, por muy mínimo que sea, te va a molestar.

Aprender y perdonar; seguir adelante. No se puede vivir anclado en el pasado, al igual que no se puede vivir enfadado eternamente con alguien. Después de pensar las cosas en frío, muchas veces, te das cuenta de que lo que hiciste carece de sentido. Sin embargo todo el mundo, por regla general, tiene su orgullo. Un orgullo que en ocasiones tiene tanto peso que no nos deja ver las cosas con claridad. No reconocemos nuestros errores, y eso sí que es un gran error.



COMPARTIR EN REDES SOCIALES

martes, 7 de octubre de 2014

Las apariencias engañan

Hoy en día se  tiende a encasillar a la gente según la apariencia que tienen, y no se las valora a partir de su carácter, sus habilidades o su personalidad. Primeras impresiones, tan superficiales como erróneas.

¿Una persona es mala sólo por su forma de vestir?¿Desde cuándo alguien es menos válido para un trabajo por estar tatuado? Lo malo de las primeras impresiones es que sólo tienes una oportunidad para dar gran parte de ti mismo, un instante, una décima de segundo. Muy poco para saber como es una persona, ¿O tu serías capaz de definir todo lo que eres en una sola imagen?


Imagen propiedad del fotógrafo Joel Pares



COMPARTIR EN REDES SOCIALES

viernes, 3 de octubre de 2014

La delgada línea (2)

Todo el mundo recoge lo que siembra, y en ese aspecto de la vida ser buena gente te va ayudar y mucho. 

La verdad es que el concepto de "ser buena persona" es muy amplio, pero tampoco es tan difícil ayudar a los demás. ¿Qué cuesta tener una sonrisa o poner una buena cara al mundo?¿Es tan grave hacer un favor de vez en cuando? No estoy hablando de entregarse al cien por cien a los demás y llegar a ser un santo, si no de hacer lo que esté en tu mano por ayudar a los demás.

Paradójicamente la gente que menos colabora con los demás y que es más egoísta resulta ser también la que más pide; la que más pide y la que menos da. Esto, como es normal, gracia hace la justa, y llega un momento en el que cansa. Este es el tipo de gente que le das la mano y te cogen el brazo, el hombro, una pierna, el móvil y la cartera.



COMPARTIR EN REDES SOCIALES