viernes, 12 de septiembre de 2014

La sociedad

Vivir en un pueblo es algo bonito pensareis. Un ambiente mucho más natural y sano, playa y montaña solo a dos pasos de casa, sin embargo como todo en este mundo tiene sus partes negativas.

Son muy pocas cosas las que puedes hacer sin que se entere todo el mundo, y cuando digo todo el mundo es todo, hasta la última señora del último piso de la última casa del pueblo. Pero eso no es lo peor de todo, ya que a fin de cuentas nos conocemos todos, lo peor es el efecto vieja del visillo. Después de mucho analizarlo no se que gana la gente inventándose la vida de los demás.

Hagas lo que hagas, ya sea bueno o malo alguien se va a enterar. Después de eso le dará su toque personal a la historia inventándose una buena parte, pero esto no queda ahí. El siguiente paso es exagerarlo todo, y a continuación (como no) difundirlo a los cuatro vientos. Que se entere todo el mundo, por qué no.

Lo malo de todo esto es que hay gente que acaba asimilando y creyéndose sus propias invenciones, y llega un punto en el que todo el mundo sabe más de tu vida que tu mismo. Salir de casa y encontrarte a alguien que te cuente cosas de tu vida personal y privada de las cuales no tenías ni idea es algo muy cómico. Este es el punto hasta el que llega la imaginación de la gente.

No hagas lo que no quieres que te hagan. Muchos se deberían de aplicar esta frase. Está claro que si no quieres sufrir algo como esto deberías comenzar por no hacérselo a los demás.

Toma la iniciativa.






COMPARTIR EN REDES SOCIALES

No hay comentarios:

Publicar un comentario