miércoles, 10 de septiembre de 2014

De afición a moda

Todo el mundo tiene una afición, algo que realmente le gusta. Algo con lo que se identifica. 

Hay varios tipos de aficiones, habiendo gente que colecciona objetos, gente que se dedica a construir cosas o simplemente gente a la que le gusta vestirse de una determinada forma o a la que le gusta un grupo de música en concreto.

Cuando ocupas tu tiempo con una afición estas expuesto a la opinión de otras personas sobre ella, una opinión positiva o negativa pero siempre respetable (ya que cada uno tiene sus gustos y algo que te gusta a ti no le tiene porque gustar a todo el mundo). Sin embargo, las modas hacen que surja la hipocresía de la gente, refiriéndome con la palabra hipocresía a la actitud constante o esporádica de fingir creencias, opiniones, virtudes, sentimientos, cualidades o estándares que no se tienen o no se siguen. 

Ese odio incomparable que sientes cuando algo que realmente te gusta se convierte en moda, que deja de ser exclusivo y a lo que la gente sigue solo por postureo, así les guste o les deje de gustar. En mi opinión encontrar gente con gustos parecidos a los tuyos es algo genial, pero la masificación que producen las modas me parece excesiva. De echo más que una forma de aceptación social me parece una falta de personalidad total el hacer algo que antes criticabas.

Sin embargo cada uno es libre de hacer lo que quiera.

Toma la iniciativa, se tu mismo.




COMPARTIR EN REDES SOCIALES

No hay comentarios:

Publicar un comentario